Problemas de sueño durante el tratamiento del cáncer: insomnio.

Publicado por: Katia Lacasa Nikiforov En: Root En: Comentario: 0 Golpear: 169

Durante el tratamiento para el cáncer los problemas de sueño son comunes. Hoy hablamos sobre lo que significa y lo que puedes hacer.

¡Hola! 

Algo que muchas veces los médicos pasan por alto es comentar que puedes tener problemas con el sueño y hasta tener insomnio si eres paciente oncológico mientras están en tratamiento.

Tanto la quimioterapia, como la radioterapia pueden producir desórdenes en el sueño, y también los tratamientos hormonales que se administran, por ejemplo, para tratar el cáncer de mama.

Otros factores que influyen en el sueño es tu propia historia personal con el dormir. ¿Has dormido bien siempre o ya antes del diagnóstico eras de las personas que no dormía bien del todo? Si es así, puede que todavía se agrave más durante los tratamientos y después. Además, por ser mujer, puedes tener un problema añadido con el sueño por los síntomas menopáusicos.  Los sudores nocturnos provocados por la medicación o los sofocos, también te pueden influir en la calidad de tu sueño.

Por otro lado, el propio diagnóstico puede producir depresión o ansiedad, y esto no cabe duda que puede afectar a tu ritmo de dormir.

Según la Sociedad de Oncología Médica (SEOM), entre un 30 y un 50% de pacientes oncológicos tiene problema de sueño tras el análisis y entre un 23 y un 44% tras varios años de tratamiento.

¿Qué significa exactamente tener problemas de sueño?

Puedes tener problemas para conciliar el sueño, o puedes despertarte varias veces por la noche, o despertarte más pronto de lo habitual.

Para que se considere problema de insomnio o síndrome de insomnio, que es como se llama formalmente,  se tienen en cuenta los siguientes factores:

Te ocurre uno o varios de estos factores:

  • Te cuesta dormirte: tardas 30 minutos o más en conciliar el sueño.
  • Tienes dificultad de mantener el sueño, sumas más de 30 minutos de despertares o duermes un 85% del total del tiempo de sueño.
  • Te despiertas antes.
  • Sientes que no descansas lo suficiente o que el sueño no es reparador.

Al menos esto te ocurre 3 o más noches por semana.

Te afecta en tu actividad diaria, por ejemplo, te sientes más cansada o con fatiga.

Duermes menos de 6 horas por la noche.

Otros factores que pueden propiciar problemas de sueño

No acostarse de manera regular a una hora, y hacerlo siempre a horas diferentes.

Echarse largas siestas.

Pasar mucho tiempo en la cama.

Realizar actividades en el dormitorio que no inviten a dormir: estar con el móvil o con la tablet en la cama antes de dormirse, o realizar actividades que te desvelen.

Consecuencias del insomnio

Según la Sociedad Médica de Oncología Médica (SEOM) el insomnio, como comentábamos antes, incide en la fatiga, empeora la calidad de vida, y puede alterar la capacidad de concentración y la memoria.

Además, puede aumentar los síntomas del dolor, el propio dolor y puede afectar al sistema inmunológico.

¿Qué puedes hacer?

Lo primero es no sorprenderte si tienes problemas de sueño y cuando estés en la cama, te lo tomes con calma y no te fuerces a dormir si no puedes conciliar el sueño.

Lo segundo es que se lo comentes a tu médico para que sepa lo que te ocurre y te dé alguna alternativa para mejorar el sueño.

Te recomendamos que para empezar, seas rigurosa con las horas en las que te vas a dormir e intentes evitar las siestas muy largas. También evita pasar muchas horas en la cama durante el día, aunque se qué dependiendo de qué fase de tu tratamiento estés, la cama sea el mejor lugar para recuperarte.

Tu médico seguramente te ofrecerá tomar una pastilla para dormir con receta.  Es una decisión tuya tomarla o no. Nuestra recomendación es que te las compres aunque no te las vayas a tomar constantemente, para que las tengas a mano por si alguna noche necesitas tomarte una.

Hay medicamentos naturales para dormir, como la Melatonina o la Valeriana. Personalmente recomiendo la Melatonina, que es que es algo que nuestro cuerpo deja de producir a medida que vamos cumpliendo años y es precisamente lo que regula el ciclo de sueño.

Existen técnicas de relajación que te pueden ayudar tanto para conciliar el sueño como para retomar el sueño si te despiertas a media noche.

En términos generales, evita tomar alimentos que tengan sustancias excitantes, como  la cafeína o el alcohol, las cenas pesadas o hacer ejercicio al final de la tarde. Y por último, haz que tu dormitorio sea un lugar cómodo y confortable para que te de gusto estar en él.

Existen también accesorios para que puedas dormir más cómodamente durante el post-operatorio por mastectomía. A la semana que viene hablaremos con detalle de estos productos que tenemos en tienda y que además han sido creados por mujeres que han pasado por el cáncer de mama.

¡Hasta que nos volvamos a leer, te deseo que tengas una muy buena semana!

¡Hasta el martes que viene!

Un abrazo,

Katia

( 10 de abril de 2018)

BIBLIOGRAFÍA

Sociedad Médica de Oncología Médica

Instituto Nacional del Cáncer - EE.UU

American Cancer Society

No te pierdas nuestras NOTICIAS y NOVEDADES para superar el cáncer.

* indicates required

comentarios

Deje su comentario