Masajes y Cáncer de Mama

Publicado por: Katia Lacasa Nikiforov En: Root En: Comentario: 0 Golpear: 471

Lo que tienes que tener en cuenta si estás pasando por un proceso oncológico o el cáncer de mama cuando vayas a hacerte un masaje. 

¡Hola!

Hace unas semana me preguntaba una amiga a quien le acaban de hacer una mastectomía unilateral que sentía que quería hacerse unos masajes pero que no sabía si era buenos o no para su caso. Mi respuesta fue que probablemente fueran buenos pero que se esperase unos días para poder informarme rigurosamente y darle una respuesta más completa.

Así que me puse manos a la obra para darle esta respuesta que además quiero compartir en este blog para que si te han operado de cáncer de mama sepas si es bueno que te hagas masajes, qué tipo de masaje y sobretodo qué tienes que tener en cuenta, para no sea contraproducente y consigas el efecto que buscas. 

Si soy paciente de cáncer de mama ¿está indicado el masaje?

Todo paciente de cáncer puede disfrutar de los beneficios de recibir un masaje, aunque siempre es necesario comentarlo con el oncólogo por si existe alguna técnica que pueda ser contraproducente. Hay personas que les preocupa que un masaje pueda diseminar las células por el cuerpo y causar una metástasis. Esto es totalmente incorrecto, ya que un masaje mueve el sistema linfático pero no puede diseminar las células ya que es a través de las mutaciones del ADN por donde se disemina.

Beneficios de los masajes

En términos generales, según estudios científicos que se han realizado, los masajes tienen beneficios físicos y emocionales para pacientes oncológicos tanto durante los tratamientos o pasada una ventana prudente después de la cirugía.  En concreto, los masajes:

Reducen el dolor.

Disminuye la fatiga.

Puede reducir las náuseas, y también la ansiedad y la depresión.

Otros estudios también han reflejado que los masajes pueden mejorar la calidad del sueño, mejoran la zona de la cicatriz, aumentan la capacidad del paciente de hacer movimientos, y pueden contrarestar en algún grado el quimio cerebro, y en resumidas cuentas, mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Pero insisto, antes de comenzar unas sesiones de masajes, habla con tu oncólogo para que te confirme que no tienes ninguna contraindicación, y además, busca un profesional que tenga experiencia en el campo oncológico.

Factores a tener en cuenta si eres paciente de cáncer de mama.

Si acabas de pasar por una mastectomía unilateral o bilateral, tienes que tener precaución en tumbarte boca abajo enseguida al poco tiempo. Te sentirás dolorida y tu oncólogo te dirá cuánto tiempo esperar, seguramente un par de semanas.  Esto significa que durante las primeras semanas, cuando vayas a hacerte un masaje asegúrate que puedas tumbarte sobre una superficie o cojín que envuelva cómodamente la zona de la mama para que estés totalmente cómoda. 

Mientras estás recibiendo quimioterapia y radioterapia, los masajes deben ser suaves y delicados, y nunca dejar que te hagan un masaje con presión fuerte.  ¿Por qué? al estar en tratamiento tu sistema inmunológico está algo disminuido por lo que el riesgo de hematoma es mayor. Por otra parte, los masajes fuertes, con presión elevada, suelen "agotar"...¿sabes esa sensación de cansancio y relajación absoluta después de un masaje? pues mientras estás en tratamiento puede ser demasiado. Asegúrate siempre que el masajista te haga un masaje suave.

En caso de estar recibiendo radioterapia, es mejor que el masajista evite la zona que está siendo tratada: como la radioterapia puede causar irritación, los aceites o la propia fricción pueden agravar el estado de irritación de la piel. Por tanto, si tienes la piel irritada es mejor que el masajista evite totalmente esa zona. Y en el caso de que no tengas la piel irritada durante la radioterapia, se recomiendo que el masajista no toque la piel directamente, si no que realice un masaje suave a través de una toalla fina o un paño suave.

En caso de que te hayan extirpado los ganglios linfáticos, es aconsejable que el masajista de un masaje extremadamente suave en el brazo del lado operado y en la axila.  En caso de que hayan pasado menos de 15 días de la operación, mejor que evite ese brazo a no ser que sea un masajista especializado en masajes a mujeres operadas de cáncer de mama.

Por último, si has desarrollado linfedema, esta afección tiene que ser tratada por un especialista, lo que no quita que puedas ir al masajista, pero siempre diciéndole que evite totalmente tocar ese brazo, ya que debe ser tratado de otra manera. Si te interesa saber sobre el linfedema, hace unas semanas escribimos un artículo dedicado a este tema. Pincha aquí para leer sobre el linfedema. La técnica que se utiliza es la del drenaje linfático, que es diferente a un masaje, ya sea terapéutico o relajante. 

Estos son los puntos importantes que es bueno que tengas en cuenta si quieres hacerte masajes mientras estés en tratamiento por cáncer de mama. Sobretodo, si el masajista no está especializado en trabajar con personas que están pasando por un proceso oncológico, ten en mente los temas comentados para decírselos tu misma.

¿Nos sigues en las Redes Sociales? Estamos constantemente publicando contenidos sobre avances en tratamientos, en investigación para el cáncer en general y para el cáncer de mama en particular, y muchos más artículos útiles y prácticos.

Puedes seguirnos en:

  DIVINA Onco Beauty - FACEBOOOK

 DIVINA Onco Beauty - INSTAGRAM

¡Hasta la semana que viene y sobre todo que estés bien!

Un abrazo,

Katia 

(19 de junio de 2018)

No te pierdas nuestras NOTICIAS y NOVEDADES para superar el cáncer.

* indicates required

comentarios

Deje su comentario